Ir al contenido principal

Continuidad de los parques

Hola sabios lectores! En esta oportunidad les traemos un cuento de Julio Cortázar, ya que para nosotras nos pareció sumamente extraordinario.


Había empezado a leer la novela unos días antes. La abandonó por negocios urgentes, volvió a abrirla cuando regresaba en tren a la finca; se dejaba interesar lentamente por la trama, por el dibujo de los personajes. Esa tarde, después de escribir una carta a su apoderado y discutir con el mayordomo una cuestión de aparcerías, volvió al libro en la tranquilidad del estudio que miraba hacia el parque de los robles. Arrellanado en su sillón favorito, de espaldas a la puerta que lo hubiera molestado como una irritante posibilidad de intrusiones, dejó que su mano izquierda acariciara una y otra vez el terciopelo verde y se puso a leer los últimos capítulos. Su memoria retenía sin esfuerzo los nombres y las imágenes de los protagonistas; la ilusión novelesca lo ganó casi en seguida. Gozaba del placer casi perverso de irse desgajando línea a línea de lo que lo rodeaba, y sentir a la vez que su cabeza descansaba cómodamente en el terciopelo del alto respaldo, que los cigarrillos seguían al alcance de la mano, que más allá de los ventanales danzaba el aire del atardecer bajo los robles. Palabra a palabra, absorbido por la sórdida disyuntiva de los héroes, dejándose ir hacia las imágenes que se concertaban y adquirían color y movimiento, fue testigo del último encuentro en la cabaña del monte. Primero entraba la mujer, recelosa; ahora llegaba el amante, lastimada la cara por el chicotazo de una rama. Admirablemente restañaba ella la sangre con sus besos, pero él rechazaba las caricias, no había venido para repetir las ceremonias de una pasión secreta, protegida por un mundo de hojas secas y senderos furtivos. El puñal se entibiaba contra su pecho, y debajo latía la libertad agazapada. Un diálogo anhelante corría por las páginas como un arroyo de serpientes, y se sentía que todo estaba decidido desde siempre. Hasta esas caricias que enredaban el cuerpo del amante como queriendo retenerlo y disuadirlo, dibujaban abominablemente la figura de otro cuerpo que era necesario destruir. Nada había sido olvidado: coartadas, azares, posibles errores. A partir de esa hora cada instante tenía su empleo minuciosamente atribuido. El doble repaso despiadado se interrumpía apenas para que una mano acariciara una mejilla. Empezaba a anochecer.

Sin mirarse ya, atados rígidamente a la tarea que los esperaba, se separaron en la puerta de la cabaña. Ella debía seguir por la senda que iba al norte. Desde la senda opuesta él se volvió un instante para verla correr con el pelo suelto. Corrió a su vez, parapetándose en los árboles y los setos, hasta distinguir en la bruma malva del crepúsculo la alameda que llevaba a la casa. Los perros no debían ladrar, y no ladraron. El mayordomo no estaría a esa hora, y no estaba. Subió los tres peldaños del porche y entró. Desde la sangre galopando en sus oídos le llegaban las palabras de la mujer: primero una sala azul, después una galería, una escalera alfombrada. En lo alto, dos puertas. Nadie en la primera habitación, nadie en la segunda. La puerta del salón, y entonces el puñal en la mano, la luz de los ventanales, el alto respaldo de un sillón de terciopelo verde, la cabeza del hombre en el sillón leyendo una novela.
                                                                  FIN


Al principio es medio confuso, ¿no?, pero si lo lees una vez más, entenderías que es como un círculo de personajes! Primero el lector estaba leyendo una novela confortablemente sentado en su sillón verde.
Dejó que su mano izquierda acariciara el terciopelo verde, la ilusión lo ganó en seguida.
Estaba absorbido por la peripecia de los personajes, los amantes, el lector, el mayordomo, los héroes y el apoderado.
Al terminar la historia, se confunde la realidad con la ficción, de tal manera que no se sabe si es el lector o uno de los personajes del cuento. Las características que tiene el lector es que está absolutamente compenetrado con la historia.


Personajes del cuento:

Los personajes que señala el cuento son, los amantes, el mayordomo, el lector, los héroes, el apoderado y tu eres como un segundo lector, ¡estás viviendo la historia de la peripecia, ya que te atrapa tanto!

Peripecia:  Serie de cosas que sucede en el libro.


Aquí hay una imagen de Julio Cortázar, ¡para que lo conozcan!




                                                                               Fuente: Ninguna fuente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Descripción literaria de mis mascotas( hecho por Lucía Caplan)

Paula, así se llama mi gata.
Es mas negrita que un carbón.
Jugando parece un humano.
Le decimos Cuchy Sushi o también Cuchy Feivy.
Menea su colita como en una pasarela.
Nunca está sin lavarse con su lengüita mojadita.
Sus ojos son negros como la noche.
También tenemos un perro llamado Luky.
Nunca está quieto.
Por cierto, también es negrito y de ojos color marrón.


La tortuga gigante

Hola compañeros! En esta entrada les recomendaremos un cuento muy popular en Uruguay.
El autor no es más ni menos que el mismo Horacio Quiroga, es uno de los mejores escritores  uruguayos, en mi opinión.
He aquí la reseña del cuento:

"La tortuga gigante" Trata de un hombre que estaba enfermo quien siguiendo el consejo de un amigo, decidió vivir en el monte. Tenía la esperanza de que el contacto con la naturaleza lo ayudara a recuperar sus fuerzas y mejorar su salud.
Cierto día en que había ido al monte a cazar, vio a un tigre que intentaba comerse a una tortuga, luego de dar muerte al tigre, pensaba en comerse él mismo a la tortuga, pero cuando se acercó a ella, vio que estaba herida, tenía la cabeza separada del cuello. El hombre, conmovido, decidió ayudar a la tortuga, que estaba a punto de morir, vendó sus heridas, y todos los días la curaba y la mimaba. Fue así que  la tortuga se recuperó, pero al mismo tiempo, el hombre empeoró en su condición y temía lo peor.
Era el mo…

Reflexión de "La vida es bella" (película)

(Agustina) Opino, que la película : "La vida es bella", es una representación, de cómo mataban a los judíos, cuando los nazis gobernaban Alemania . A algunos los fusilaban, a otros les decían que se bañaran, pero, eran cámaras de gas. Luego los quemaban, y hacían jabón con ellos. El protagonista tuvo un  hijo, que también era judío. A los dos los llevaron al campo de concentración y la madre quiso ir.
El padre del niño, le inventó que todo era un juego, de regalo de cumpleaños.Era para protegerlo y que no sufriera.
Pienso, que la película se llama así, porque el padre, a pesar de todo lo que estaba ocurriendo, veía el lado positivo de la vida y que juntos iban a sobrevivir.